Muchacha de pie junto a la ventana (1925)
Retrato de su hermana Ana María, que causó gran efecto en la exposición de 1925, visitada por Picasso. La imagen exacta y la fria entonación traducen el espíritu de lo que Dalí llamaba la "Santa Objetividad", desarrollada en algunos escritos de la época. La situación del personaje de espaldas al espectador, sirviendo de medium a su mirada, está tomada del romantico aleman C.D. Friedrich, y anuncia el potencial onírico desatado en los cuadros surrealistas sólo un año después.
 
El gran paranóico 1936
Según la explicación de Dalí "este rostro formado con gentes del ampurdán, que son los mayores paranóicos, fue pintado después de una conversación sobre Arcimboldo con Jose Maria Sert".La capacidad de asumir la doble lectura de estos cuadros por parte del espectador depende de su grado de paranoia, es decir, de su habilidad para ordenar sistemáticamente las alucinaciones producto
del sueño.
La persistencia de la memoria (1931)
Según Dalí, la idea de los relojes blandos le vino comiendo un queso camembert: "Podeis estar seguros de que los famosos relojes blandos no son otra cosa que el queso camembert del espacio y el tiempo, que es tierno, extravagante, solitario y paranoico-critico". El motivo reaparece en muchas de sus obras posteriores.
 
El gran Masturbador
Apoteosis de Homero 
(1944-45)
Los temas cristianos y los últimos descubrimientos de la física absorbían cada vez mas
la atención del pintor.
Sobre este cuadro dijo tan sólo: "Narración detallada del mundo de los ciegos".
La obra marca el fin
de su etapa surrealista.
 
Gala con dos chuletas de cordero en equilibrio sobre su hombro (1933)
"Me gustan las chuletas y me gusta mi mujer,no veo ninguna razón para no pintarlas juntas", respondió Dalí  a un periodista asombrado por el motivo del cuadro. Ocho años después pintaría su propio autorretrato acompañado por una loncha de bacon asado.
La carreta fantasma (1933)
Esta obra que precedio a la serie de cuadros sobre la playa de rosas, se destaca en la produccion de Dalí por su poético lirismo. Las figuras que viajan en la carreta también forman parte de la silueta del pueblo que se ve al fondo, lo que sugiere que la carreta
llegó ya a su destino.
 
     
     
    Dalí reinterpretó la leyenda de Guillermo Tell en terminos de una mutilación incestuosa. A pesar de guardarle afecto a su padre, Dalí se rebeló contra su autoridad. Las estrechas relaciones entre padre e hijo de que habla la tradicion se convirtieron para Dalí en una obsesion, ello explica que el pintor volviera varias veces sobre el tema. Justamente en este cuadro, que muestra a Lenin sin calzoncillos y con la nalga grotescamente prolongada, le ganaria la animadversion de los surrealistas. Algunos años después Dali comentó el cuadro tal como sigue: "Guillermo Tell, un fantasma paternal, ha depositado una chuleta de cordero sobre mi cabeza, dando a entender que se dispone a devorar al pequeño Dalí que lleva cogido en brazos.
El Enigma de Guillermo Tell (1933)
 
Craneo atmosférico sodomizando a un piano de cola (1934)
La idea se le ocurrio cuando todavía no acababa de despertar, en un estado de duermevela. La playa que vemos en 
el cuadro es una reproducccion fiel de la vista que se goza desde la ventana de la casa de Dalí.
 
Armario antropomorfico con cajones (1936)
Se inspira en los personajes-mueble de los Capricci, del pintor barroco italiano Bracelli.
 
Enlaces recomendados:
www.salvadordalimuseum.org
(en Inglés, web oficial del museo, amplia información)
www.dali-gallery.com
(en Inglés, casi toda la obra de Dalí, si buscas cuadros imprescindible)
www.salvador-dali.org
                                                 (en español, catalán, francés e inglés, web oficial, muy muy completa)
 


[arriba]                     [ir a la siguiente galería de imágenes]